domingo, 30 de septiembre de 2012

¿Nadine 2016?





Por: José Bellido Nina


La encuesta de poder realizada por Ipsos-Apoyo, encargada por perúeconómico, revela que la sociedad peruana ha legitimado diferentes esferas de poder, política, económico, religioso y social.

Lo que llamó la atención a los opinólogos fue que la Primera Dama de la Nación, Nadine Heredia, ocupó una segundo puesto significante.

Tomemos en cuenta que las última semanas la esposa del Presidente apareció en los titulares que informaban sobre el rescate a niños en el VRAEM; sin embargo, la falta de conocimiento sobre la condiciones familiares de los infantes, la muerte de una niña, la falta de coordinación con las FF.AA., trajeron como consecuencia dura críticas al gobierno y la falta de diligencia al realizar sus operaciones militares.

Los críticos han visto su protagonismo en el escenario como ambivalente. Por un lado, están los que votaron por la familia presidencial; por otro, los que dicen: "Yo voté sólo por Ollanta". 

Nadine es una política auténtica, pues participo en la fundación del Partido Nacionalista Peruano, teniendo un discurso propio en la campaña electoral, más aún, la legitimidad reconocida como Primera Dama.

Recuerdo con simpatía aquélla vez en la universidad cuando pretendía defender mi voto por Humala. Mis amigos conservadores se rasgaron la vestiduras criticando la ideología devastadora para todo bien humano, incluso un profesor se atrevió a decirme que: "Gracias a Fujimori tú estás en esta universidad". Yo, por respeto, me abstuve de responder, pero no de pensar lo siguiente: "Entonces, esta universidad existe gracias a Fujimori. Y  así un línea infinita de causa y efectos". Pero también describí cierta grado conservador del candidato, porque discernía su talante católico aunado al político que hacía dudoso que su "Gran Transformación" sea tangible de la mano de los "rojos". Sin dejar de lado que esta formación es compartida, pues las fotos de la familia feliz ha generado su compromiso con los valores de antaño.

Ha pasado más de un año de su protagonismo. Cada mes ha sido más intenso. La oposición ha criticado su presencia como "figuretismo" por ser potencial candidata a la presidencia en el 2016. Una amenaza para los partidos y alianzas políticas, porque captar el voto "cuesta". 

Lo que se posterga en el debate es la legislación vigente. La Ley Orgánica de Elecciones, Ley N° 26859, dispone el "Artículo 107.- No pueden postular a la Presidencia o Vicepresidencias de la República: (...) e. El cónyuge y los parientes consanguíneos dentro del cuarto grado, y los afines dentro del segundo, del que ejerce la Presidencia o la ha ejercido en el año precedente a la elección". Como se aprecia, la voluntad de postular por el Partido Nacionalista Peruano o alguna alianza en las próximas elecciones no es suficiente. Tiene que existir otra disposición que modifique o derogue ese artículo.

La opinión pública debe dejar de lado las generalizaciones en el perfil de una Primera Dama. No porque Susana, Eliane y Pilar hayan saltado en las portadas por el maltrato y divorcio, intereses partidarios y presuntos ilícitos en programas sociales, o separación e hijo extramatrimonial, respectivamente, significa que la familia del Presidente tenga los mismos problema. 

La encuesta de CPI ha revelado que Keiko Fujimori aún tiene el protagonismo como candidata en las próximas elecciones presidenciales, ocupando un 56.8% y Nadine Heredia 44.6%. Sin considerar un posible outsider.

El ex asesor político, Carlos Tapia aconsejó a Humala indultar a Fujimori justo cuando la izquierda moderna (Fuerza Social, Partido Socialista, Partido Comunista y Ciudadanos por el Cambio) ha formado Fuerza Ciudadana de cara al escenario electoral. ¿Cálculo político para la dicotomía izquierda vs. izquierda?

Nadie Heredia solamente despliega su papel de política, aunque sea un caso sui generis, porque ha sido la voz consejera decisiva y evidente detrás del Presidente para las políticas del gobierno y Estado. No será una candidata presidencial para el 2016, de acuerdo a nuestra Ley, aunque con las alianzas parlamentarias y un posible indulto humanitario ¿quién sabe? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario