miércoles, 5 de octubre de 2011

La exclusión social de Aída García Naranjo





                                                                                                        José Bellido Nina



Aída García Naranjo, se hizo notoria en la política por su participación en partidos políticos de izquierda; aunque con una errónea bandera de tolerancia. Al son de la "inclusión social" de corte económico, político y social se elaboró un conjunto de demandas públicas que pronto serían atendidas por el gobierno de Humala. Esta atención a los pobres y su reivindicación social no sería completa hasta que se sumen las "minorías" como feministas y homosexuales, defendiendo sus tan equivocados "derechos sexuales y reproductivos",   "justicia de género" e "ideología del género".

El derecho y la justicia se tornan ahora relativistas. Se desconoce el fundamento de ambas y se vuelven contra el propio ser humano. El bien debido y el respeto al otro como persona humana están ausentes para la ministra de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES). ¿Por qué? Porque la ministra pertenece a grupos que impulsan estas ideas; estando en el poder pretende hacerlas políticas públicas en salud y educación. La exclusión social del concebido es el objetivo del ministerio.

Es conocido que la ministra pertenezca a la ONG CEDAL, promotora del mal llamado "aborto terapéutico" y su despenalización. Pero la tarea tenía que ser conjunta; es decir, contar con el apoyo de otras "compañeras". Tenemos a Rocío Villanueva, viceministra del MIMDES, miembro de la ONG feminista Manuela Ramos; Diana Miloslavich, Jefa del Gabinete del MIMDES, miembro del Centro Flora Tristán; María Ysabel Cedanos, Directora General de la Dirección General de la Mujer del MIMDES, miembro de Lesbianas Feministas Independientes Socialistas de Lima (LIFS) y ONG Estudio para la defenda de los Derechos de la Mujer (DEMUS); Tammy Quintanilla, directora del Programa Contra la Violencia Familiar y Sexual del MIMDES, miembro de ONG feminista Movimiento El Pozo y CLADEM-Perú; Susana Chávez, asesora de la Alta Dirección del Despacho Viceministerial del Ministerio de Salud, directora de la ONG Promsex y fundadora de CLACAI-Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro[1]. Todos estos grupos no tienen otra promoción que despenalizar la muerte de un niño por nacer de manera indiscriminada.


Este tipo de pensamiento que no hace más que destruir el matrimonio y la familia; además, de hacer precario el amor conyugal, persiste en la excusa de que la mujer tiene que tomar una mayor participación en la política y qué mejor manera de respetar sus decisiones a través del aborto. Estas autoridades buscan en su argumentación una defensa a los derechos humanos universales, particularmente unos "nuevos" derechos fundamentales ignorados por el Estado. Estos planes gubernamentales no tienen ningún asidero en la dignidad humana; por el contrario, intentan negar su universalidad porque el concebido no es sujeto de derecho y no puede afirmarse su condición de persona. Sólo es un "producto fetal" que es parte del cuerpo de la madre y susceptible de disposición. Así, la universalidad que predican está condicionada a los seres nacidos en buen estado o no representen un peligro a la vida de su madre. Este nuevo neo-totalitarismo que se encarga de decidir quién es persona o qué es matrimonio y familia, termina por negar la clave hermenéutica de toda sociedad y la continuidad de la existencia humana.

No contento el gobierno en desobedecer un fallo del Tribunal Constitucional que prohíbe la distribución de las píldoras anticonceptivas o Anticonceptivo Oral de Emergencia (AOE), pretende ahora forjar una rivalidad radical entre la madre y su hijo.

No caigamos en el error de que el respeto a la vida es sólo un tema religioso, confesional o de derecha. El respeto a la vida humana desde la concepción es ante todo moral y jurídica.

Esperemos que Humala promotor del matrimonio y la familia no se olvide del niño por nacer y su derecho a la vida.


[1] UGARTE, Manuel. Compadrazgo ideológico comienza a ocupar puestos en ministerios, en “Encuentro”, Arequipa , 2/9/2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario